Albiste eta informazio interesgarriak 2020ko apirilak 25 Noticias e informaciones de interés 25-abril -2020

1.- Pasiboak eta atsekabetuak… edo aktiboak, alternatibak proposatuz eta exijituz? 

Koronabirusak agerian utzi du egoitzetan dauden mendekotasuna duten adineko pertsonen eta beren etxeetan preso dauden beste pertsona askoren egoera gordina. Errealitate hori duela urte batzuetatik salatzen ari zen, eta pandemiaren agerpenak egoera modu esponentzialean larriagotu baino ez du egin. Zoritxarrez, ez dakigu –eta inor ez da ausartzen iragartzen– pandemia noiz izango den erabat neutralizatua.

Estatu espainiarreko egoitzetan 13.000 pertsona baino gehiago hil dira eta 500 baino gehiago Hego Euskal Herrikoetan. Eta hori guztia etxean zenbat hil diren behar bezala zenbatu gabe. Prebentzio- eta babes-baliabide egokirik ez izateagatik kutsatutako medikuak, erizainak eta zaintzaileak, beraien artean hildako batzuk, eta milaka pertsona kutsatuta. Egoitza-sistema publikoa gutxiengoa da, gehienez ere %25era iristen baita; zentro pribatuek, aldiz, egoitzen %75a osatzen dute, gehienbat multinazionalek edo funts putreek kontrolatzen dituztenak, eta etekin handiak lortu dituztenak –eta hala egiten jarraitzeko asmoa dutenak–.

Egoera horren aurrean pasibo eta atsekabetuta egoteak ahalbidetzen du erakundeen zati handi bat kontrolatzen duten alderdiek, bai eta patronalek ere, batez ere boteretsuenek, berdin jarrai dezatela, gauzak dauden bezala utzita, modu dramatikoan azaleraturiko arazo larriei sakoneko konponbiderik eman gabe.

Pentsiodunen mundua, are gutxiago pentsiodunen mugimendua, ezin da mugatu etxean konfinatuta edo isolatuta egotera, ezta egunero arratsaldeko 8etan egiten diren txaloekin bakarrik konformatzera edo suspertuta sentitzera ere, nahiz eta hori ere garrantzitsua eta positiboa izan.

Pentsiodunen mugimenduko ekintzaile eta antolatuta dauden asko, urteak daramatzagu egoiliarren senideen elkarteekin –Babestu, esate baterako– lanean eta lankidetzan, eta egoitzetako langileen eta etxez etxeko laguntzaileen grebak eta mobilizazioak, soldata- eta lan-baldintzak hobetzeko eta, batez ere, plantillak edo arreta-ratioak handitzeko egin direnak, babestu ditugu. Eta pentsiodunen mugimenduak berak ere, azken bi urteetan, lehen mailako arretako langileen aldeko sinaduren bilketa masiboan parte hartu du, eta azken hilabeteetan egoitzen egoera salatu du eta haien langileen aldarrikapenei babesa eman die.

Ezin gara pasibo egon. Inork baino interes handiagoa dugu, gure adinagatik, kalitatezko zerbitzu soziosanitario publiko eta unibertsalak izateko. Horregatik, aktibo jarraitu behar dugu salaketak egiten, alternatibak proposatzen, eta ezin dugu erakundeen esku soilik utzi egiturazko arazoei irtenbidea ematen, arazo horiek ez baitituzte askotan aztertzen ezta lantzen ere. Pentsiodunen mugimendua, erabiltzaileen eta senideen elkarteekin zein langileak ordezkatzen dituzten sindikatuekin batera, gertatzen ari denaren aurrean hitz egin behar dugu, entzunarazi, proposatu eta eskatu behar dugu sakoneko neurriak har daitezela adinekoak behar bezala artatzeko eta balizko larrialdi berriei behar bezala aurre egiteko.

2.- Beren lanpostuak galdu dituzten eta pobrezian dauden guztiekiko elkartasuna eta babesa

Pandemia, heriotza eta kutsatze masiboak ekartzeaz gain, kasu askotan aitzakia izan da enpresaburuek, baita lan-karga eta ahalmen ekonomikoa dutenek ere –ezberdina da enpresa txiki eta ertain askoren eta autonomoen egoera–, ehunka mila langile kaleratu dituzte Estatu osoan, eta milaka Hego Euskal Herrian ere bai, orain, ezer gabe, zeru eta lurraren artean geratu direnak.

Pentsiodunen mugimenduak honako hauen gauzapena lortzen lagundu behar du: langabeziako prestazio mugagabe bat, Lanbideen arteko Gutxieneko Soldata (LGS) baino soldata txikiagoa ez duen enplegu duina lortzerik ez dagoen bitartean; ERTEetan daudenei, soldataren %100eraino osatzea; pandemiatik eratorritako diru-sarreren galera konpentsatzea autonomoei –batez ere banaka lan egiten dutenei–; eta pobrezia-egoeran dauden pertsona eta familientzako bizitzeko gutxieneko diru-sarrera bat bermatzea.

Era berean, 1.080 euroko gutxieneko pentsioa ezinbestekoa da milioika pentsiodunentzat, batez ere gutxieneko pentsioekin bizi direnen emakumeentzat. Eta behingoz, EAEko Diru Sarrerak Bermatzeko Errentaren eta Nafarroako Errenta Bermatuaren Legeak aldatu egin behar dira, banakako prestazioa LGSren %100era irits dadin. Era berean, lege orokor gisa 1.080 euroko gutxieneko pentsioa onartzen ez den bitartean, pentsio txikienak kopuru horretara arte osatu beharko dituzte Gasteizko eta Iruñeko gobernuek.

3.- Batzuk “deseskalatuak” eta beste batzuk etxean konfinatuak

Datorren astelehenean –EAEn, asteartean– bi aste beteko dira funtsezkoak ez diren sektore ekonomiko batzuetan ekoizpen-jarduerara itzuli zela. Datorren astera arte, beraz, ezin izango da egiaztatu zeintzuk diren pandemiak utzitako ondorioak lanpostuetara itzuli ziren langileen artean, pandemia oraindik une delikatuan baitzegoen. Ez gaitu harrituko erakundeek ondorio horiei buruzko datu zehatzak ez emateak, patronala ez gogaitzeko. Ez litzateke soberan egongo lantoki bakoitzeko sindikatuek informazio hori eskatzea enpresaburuei, herrialdeko eta EAEko erakundeei bezalaxe, bi asteko jardunaren ondoren koronabirusak izan duen eragina, hartutako prebentzio- eta babes-neurriak eta horren aurrean benetan babesteko hartu beharrekoak ebaluatzeko.

Madril, Gasteiz eta Iruñeko gobernuei ez zitzaien deseskalatze hori axola izan, arriskuak arrisku, patronal handia eta finantza-sektore boteretsuenak ez haserretzeko. Askoz gutxiago axola izan zitzaien ahulagoak, autonomoagoak… diren beste sektore batzuena, orain apurka-apurka eskua zabaldu nahi zaiona.

Aitzitik, beste biztanleria-sektore batzuek –asteburu honetatik aurrera 14 urtera arteko neska-mutilek, gutxienez, kalera irten ahal izango dute era mugatuan–, baina 65 urtetik gorakoek, esaterako, pentsiodun gehienek, ez dakigu noiz arte jarraitu behar dugun konfinatuta.

Frantziar Estatuko “ileurdinen matxinada” delakoaren ondorioz, Macronek izaera horretako konfinamendu mugagabe bati uko egin behar izan zion. Euskal Herrian, pentsiodunen mugimenduko hainbat sektorek ere salatu dugu denbora-muga zehatzik ez duen horrelako konfinamendu orokor batek eragingo lukeen justifikaziorik gabeko diskriminazio negatiboa. Osasun-segurtasuneko arauak errespetatzen eta zorrotz betetzen baditugu, pentsiodunok kalera irten ahal izateko eskubidea ere izan behar dugu, denbora mugatuan bada ere.

4.-  Gotzainek gutxieneko errenta eta subsidio iraunkorrak errefusatzen dituzte, eurak subentzionatu handienak diren bitartean

Espainiako Gotzainen Konferentziak uko egin dio gutxieneko errenta egonkor eta iraunkor bat sortzeari. Errenta horrek lan egiteko asmoa baztertzea ondorioztatuko lukeela uste du, eta “herritar talde handiak azkenean prestazioen menpe bizitzea” eragin dezakeela. Gazteei zuzenduta ondokoa adierazi du: “ona da sakrifiziorako, entregarako, lanerako eta ahaleginak ez apaltzeko deia entzun dezaten”. Ez du kalifikaziorik aholku horiek ematea, laneko esplotaziorik inoiz jasan ez dutenak, langabezian, marjinazioan eta bazterkerian inoiz egon ez direnak, eta, gainera, bizitza osoa eman dutenak, hil arte, eskuzabaltasunez subsidiatuta eta Estatuko era guztietako prebenda eta laguntza publikoak jasotzen.

5.- Nazioarteko inbertitzaile handiek 4.500 milioi euro fakturatu zituzten 2018an egoitza pribatuetan

Koronabirusa eman aurretik, fakturazio hori zabaltzea aurreikusten zuten, Espainiako estatuan zaharrentzako egoitza gehiago ireki zitezkeela kalkulatuz, bizi-itxaropenaren igoera espero baitzen, Europako handienetako bat izanik. Diru-sarrera horien %40 administrazio publikoekin adostutako prestazioetatik datoz. Ordaindutako gizarte-prezioa –pandemiak are latzago bihurtu duena– izugarria izan da: azpiegitura egokirik eza, arreta oso eskasa eta plantillen baldintza penagarriak. Horren ondorioz, adineko pertsonen heriotzak eta haiek ez ezik haiek artatzen zituztenen heriotzak ere asko izan dira. Egoitza pribatuetarako diru-laguntzarik, ez! Zerbitzu soziosanitario publiko eta unibertsalak!

6.- Defentsak 440 arnasgailu medikoen kostua gastatu du gerrarako tanke batean

Gastu militarren jarraipen zorrotza egiten duen Bakearen aldeko Ikerketen Délas Zentroaren arabera, 11 milioi dolar balio duen Leopard 2E tanke baten kostuarekin, 440 arnasgailu eros daitezke, bakoitza 25.000 dolarreko prezioan. Pandemiaren punturik altuenean, Estatu espainiarreko ZIU guztietan, kaltetuen beharrei erantzun ahal izateko 6.000 arnasgailu inguru behar zirela kalkulatzen da. Kontu erraz bat eginez gero, guzti horien kostua 14 tanke baino gutxixeago da.

7.- Gastu sozialetarako dirurik ez, baina Gasteizko Gobernuak dirua soberan duela dirudi

Mikel Otero Gasteizko legebiltzarkideak duela egun batzuk adierazi zuenez, bezperan, Euskal Herriko Agintaritzaren Aldizkarian, 541 milioi euro balio duten AHTaren lanekin jarraitzeko gomendioa jasotzen zen. Eta hurrengo egunean, Hegoaldeko Trenbide Saihesbiderako beste aldaketa bat, 464 milioi eurokoa. Guztira, 48 ordutan, 1.005 milioi euro, krisi soziosanitario bete-betean.

8.- Astelehenean, apirilak 27, berriro denok leiho eta balkoietara

Are jende, animo eta alaitasun gehiagorekin, astelehenean berriro leihoetara eta balkoietara aterako gara, gure zapi eta gainerako publizitate-tresnekin. Ez gaituzte geldituko, ezta luzaroan isolatuta eta konfinatuta utziko ere; horrela jarraituko dugu astelehenero, plazetara itzuli eta borrokarekin jarraitu ahal izan arte, gure aldarrikapenak lortu arte.

Noticias e informaciones de interés                                                   25-abril -2020

1.- ¿Pasivos y compungidos… o activos, proponiendo y exigiendo alternativas?

El coronavirus ha puesto al descubierto la realidad descarnada a la que estamos asistiendo en torno a la situación de las personas mayores dependientes en las residencias y de otras muchas que permanecen recluidas en sus casas. Realidad que estaba siendo denunciada desde hace varios años y que no ha hecho sino agravarse de un modo exponencial con la aparición de la pandemia, que no sabemos- ni nadie se atreve a predecir- cuando será neutralizada totalmente.

Más de 13.000 fallecimientos en residencias en todo el estado español y más de 500 en Hego Euskal Herria. Y esto sin contabilizar debidamente cuántos han fallecido en casa.  Médicos/as, enfermeras y cuidadoras, algunos y algunas muertas, y decenas de millares contagiados/as por falta de medios de prevención y protección adecuados. Un sistema público de residencias minoritario, que como mucho llega al 25% frente a un 75% de centros privados, controlados mayoritariamente por multinacionales o fondos buitres, que han obtenido- y piensan seguir haciéndolo- grandes beneficios.

Permanecer pasivos y compungidos ante esta situación, es permitir que algunos partidos que controlan buena parte de las instituciones, así como las patronales, sobre todo las más poderosas, sigan con las mismas, dejando las cosas como están, sin dar soluciones de fondo a los graves problemas detectados y puestos a flor de piel de un modo dramático.

El mundo pensionista y menos aún el movimiento de pensionistas no puede limitarse a permanecer confinado ni aislado en casa, ni a conformarse ni sentirse reconfortado sólo con los aplausos de todos los días a las 8 de la tarde, aun cuando esto también es importante y positivo. 

No pocos de los activistas y de la gente más organizada del movimiento de pensionistas llevamos años trabajando y colaborando con asociaciones de familiares de familiares de residentes -como Babestu- y hemos apoyado las huelgas y movilizaciones de las trabajadoras de las residencias y de las auxiliares domiciliarias, en demanda por la mejora de sus condiciones salariales y laborales y sobre todo por aumentar las plantillas, o ratios de atención.  Y el propio movimiento de pensionistas, en los dos últimos años, ha participado en la recogida masiva de firmas en favor de los y las trabajadoras de la atención primaria y en los últimos meses ha denunciado la situación de las residencias y mostrado su apoyo a las reivindicaciones de sus trabajadoras.

No podemos permanecer pasivos. Más que nadie, por nuestras edades, estamos interesados e interesadas en unos servicios socio sanitarios de calidad, públicos y universales. Por eso tenemos que seguir activos/as realizando denuncias, proponiendo alternativas y no dejando sólo en manos de las instituciones la solución a unos problemas estructurales, que en no pocas ocasiones ni siquiera se plantean analizarlos y abordarlos. Junto a las asociaciones de usuarios y familiares, los sindicatos que representan a los y las trabajadores, el movimiento de pensionistas tenemos que alzar la voz ante lo que está sucediendo, hacernos oír, proponer y exigir que se tomen medidas de fondo para atender debidamente a las personas mayores y que prevengan adecuadamente ante posibles y nuevas emergencias.

2.- Solidaridad y apoyo con todas/os que han perdido sus puestos de trabajo y se encuentran en la pobreza

La pandemia no sólo ha traído fallecimientos y contagios masivos, sino que ha conllevado, y en no pocos casos ha servido de excusa para que empresarios, incluso con carga de trabajo y capacidad económica -otra cosa son muchas pymes y autónomos- han despedido a centenares de miles de trabajadores/as en todo el estado y también a muchos miles en Hego Euskal Herria, que ahora se encuentran entre el cielo y la tierra. 

El movimiento de pensionistas debemos apoyar el reconocimiento de: una prestación indefinida de desempleo mientras no se pueda acceder a un empleo digno en una cuantía no inferior al SMI, complementar hasta el 100% del salario a quienes se encuentren en ERTEs, compensar a las autónomas/os -sobre todo a quienes trabajan de un modo individual- la pérdida de ingresos derivados de la pandemia y un ingreso mínimo vital para las personas y familias en situación de pobreza 

De igual modo, la pensión mínima de 1.080 euros, es imprescindible para los millones de pensionistas, fundamentalmente mujeres, que viven con pensiones míseras. Y de una vez por todas, la ley de la RGI en la CAV y de la Renta Garantizada en Nafarroa deben ser modificadas para que la prestación alcance al 100% del SMI, con carácter individual. Asimismo, en tanto no sea reconocida como ley general la pensión mínima de los 1.080 euros las pensiones más bajas deben ser complementada hasta esa cantidad por los gobiernos de Gasteiz e Iruñea.

  1. – Unos “desescalados” y otros confinados en casa

El próximo lunes – en la CAV el martes- se cumplirán dos semanas en que en varios sectores económicos no esenciales se volvió a la actividad productiva. Hasta la semana que viene no se podrá comprobar por tanto qué efectos ha dejado la pandemia entre las trabajadoras y trabajadores que volvieron a sus puestos de trabajo, en un pico de la pandemia aún delicado. No nos extrañaría que las instituciones no posibiliten datos precisos y específicos de esos efectos, para no molestar a la patronal. No estaría de más que los sindicatos en cada centro de trabajo exigieran esa información a los empresarios, lo mismo que a las instituciones a nivel provincial y de la CAV, para evaluar qué impacto ha tenido el coronavirus después de dos semanas de actividad, las medidas de prevención y protección adoptadas y las que sean necesarias de tomar para protegerse efectivamente frente a la misma.

A los gobiernos de Madrid, Gasteiz e Iruñea no les importó ese desescalamiento, a pesar de sus riesgos, con tal de no enfadar a la gran patronal ni a los sectores financieros más poderosos. Le importó muchos menos el de otros sectores más débiles, autónomos…, a los que ahora se quiere abrir la mano poco a poco.

Por el contrario, otros sectores de la población – al menos las niñas y niños hasta los 14 años a partir de este fin de semana podrán salir un tiempo limitado a la calle- como las personas mayores de 65 años, donde nos encontramos el grueso de los pensionistas, tendremos que seguir confinados por no sabemos cuánto tiempo.

La denominada “rebelión de las canas” en el estado francés, hizo que Macrón tuviera que renunciar a un confinamiento indefinido de esa naturaleza. En Euskal Herria diversos sectores del movimiento de pensionistas también hemos denunciado la discriminación injustificada y negativa que supondría un confinamiento generalizado de ese tipo, sin limitaciones precisas en el tiempo. Siendo respetuosos y escrupulosos con las normas de seguridad sanitaria, las y los pensionistas debemos tener también el derecho a poder salir a la calle, aunque sea un tiempo limitado.

4.- Los obispos rechazan la renta mínima y subsidios permanentes mientras que ellos son los más grandes subsidiados 

La Conferencia Episcopal Española rechaza la creación de una renta mínima estable y permanente. Considera que esta renta podría retirar del horizonte de las personas pensar en realizar un trabajo y provocar que “grupos amplios de ciudadanos acabasen viviendo de manera susbsidiada”. Y dirigiéndose a los jóvenes señala que “es bueno que oigan una llamada al sacrificio, a la entrega, al trabajo, a no rebajar sus esfuerzos”. No tiene calificación que se permitan darnos esos consejos, quienes nunca han sufrido la explotación en el trabajo, ni se han visto en el paro, la marginación y la exclusión, y que además han pasado toda la vida, hasta que fallezcan, generosamente subsidiados y gozando de todo tipo de prebendas y ayudas públicas del estado.

5.- Grandes inversores internacionales facturaron el año 2018 en las residencias privadas 4.500 millones de euros

Facturación que preveían ampliar antes de que se diera el coronavirus, calculando que se podían abrir más residencias para ancianos en el estado español, dadas las expectativas ante el aumento de la esperanza de vida, una de las más elevadas de Europa. Un 40% de esos ingresos provienen de las prestaciones acordadas con las administraciones públicas. El precio social pagado – que se ha hecho aún más lacerante con la pandemia- ha sido enorme: falta de infraestructuras adecuadas, una atención muy deficiente y unas condiciones lastimosas de sus plantillas, lo que ha conllevado el elevadísimo número de fallecimientos de personas mayores y de contagios no sólo de estas sino de quienes les atendían. No a las subvenciones a las residencias privadas. Servicios socio sanitarios públicos y universales.

  1. – Defensa gasta en un tanque de guerra lo que cuestan 440 respiradores médicos 

Según el Centro Délas de Estudios por la Paz, que hace un seguimiento riguroso de los gastos militares, con el coste de un tanque Leopard 2E, valorado en 11 millones de dólares, se podrían compras 440 respiradores, a un precio de 25.000 dólares cada uno. Con unos 6.000 respiradores se hubiera podido atender con creces en todas las UCIs del estado español las necesidades de los afectados en el punto más alto de la pandemia. Haciendo una cuenta simple, el coste de todos ellos equivale a algo menos de 14 tanques. 

  1. – ¡No hay dinero para gastos sociales! Pero al Gobierno de Gasteiz parece que le sobra la pasta

Mikel Otero, parlamentario en Gasteiz, señalaba hace unos días que la víspera, en el Boletín Oficial del País Vasco, se recogía la encomienda para seguir con las obras del TAV por un valor de 541 millones de euros. Y al día siguiente, otra modificación para la Variante Sur Ferroviaria por un montante de 464 millones de euros. En total, en 48 horas, 1.005 millones de euros en plena crisis socio sanitaria.

  1. – El lunes 27 abril, de nuevo todas y todos a las ventanas y balcones

Con más ánimo, alegría y gente el lunes de nuevo a las ventanas y balcones con nuestros pañuelos y demás enseres publicitarios. No nos van a parar, ni dejar aislados y confinados por largo tiempo, así vamos a seguir todos los lunes hasta que podamos volver a las plazas y continuar con la pelea hasta conseguir nuestras reivindicaciones.

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.