Noticias e informaciones de Interés 27-Noviembre-2021

Por su interés difundimos estas noticias del movimiento de pensionistas (BARRENen argazkia)

1.- Movilizaciones multitudinarias de mujeres el jueves en Euskal Herria

Con motivo del Día Internacional por la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, las calles de las capitales y numerosos pueblos a lo ancho de toda la geografía vasca se vieron plagadas de movilizaciones de mujeres, con manifestaciones multitudinarias a pesar de la lluvia, en especial a la tarde, en las capitales. También fueron muy importantes las llevadas a cabo en otros Pueblos y Comunidades del resto del Estado, así como en numerosos países a escala mundial. Aunque de un modo minoritario, y según los países, también tomaron parte en las movilizaciones, con el poco o nulo protagonismo que les correspondía, un cierto número de hombres.

En Hego Euskal Herria una buena parte de las movilizaciones estuvo presidida por el derecho de las mujeres a “Vivir Ya y Ahora sin la Violencia Machista”. En muchas de ellas se hizo patente la presencia de mujeres del movimiento de pensionistas, que se hicieron corresponsables de su preparación y organización y lucieron con orgullo en algunas manifestaciones las pañoletas del movimiento de pensionistas, del que forman parte cada día que pasa con mayor participación.

Pero como bien señala el movimiento feminista la lucha y la movilización frente a la violencia machista esta no es tarea de un día, sino de una pelea permanente de las mujeres y también de los hombres.

2.- El proyecto de ley de pensiones pasa ahora para su votación al Congreso

El lunes se celebró la última reunión de la Comisión Parlamentaria para el debate de las últimas enmiendas y decisión sobre el proyecto de ley de la primera parte de las pensiones. Tras la aceptación de algunas aportaciones o enmiendas, el proyecto de ley contó con el apoyo del PSOE, Unidas Podemos, Esquerra Republicana, PNV y Compromis. EH Bildu se abstuvo tras la aceptación de algunas de sus enmiendas. PP, Vox, Ciudadanos y la CUP votaron en contra.

Después de una lectura sosegada y valoración detallada del Proyecto de Ley con la incorporación de las enmiendas aceptadas en la Comisión del Congreso celebrada, el movimiento de pensionistas de Euskal Herria considera que no se altera la naturaleza de una reforma que se convierte en una ocasión perdida para garantizar el sistema público de pensiones y pensiones públicas y dignas, ratifica los recortes vigentes, fomenta la privatización del sistema público de pensiones y abre la puerta a otros nuevos.

Más allá de los retoques cosméticos de la Comisión, el Proyecto de Ley que se llevará al Congreso para su votación, consolida los recortes aprobados en 2011, aumentando la edad de jubilación hasta los 67 años, pasando de 15 a 25 años el periodo de cálculo del salario regulador, aumentando a 37 los años de cotización para cobrar la pensión completa y preparándonos para nuevos recortes.

Perpetúa pensiones mínimas miserables muy por debajo de los 1.080 euros/mes que demandamos. No toma medidas contra la brecha de género. Mantiene las penalizaciones con carreras de cotización de más de 40 años que se vieron forzados a jubilarse anticipadamente. No solo penaliza la jubilación anticipada, sino que incentiva seguir trabajando más allá de la edad ordinaria de jubilación (67 años en el 2027), cuando cuatro de cada diez jóvenes no pueden acceder a un empleo.

Ni siquiera garantiza el poder adquisitivo de las pensiones, porque no tiene en cuenta el IPC interanual con respecto a diciembre del año anterior (5,4 % en octubre 2021) y ahora se nos quiere aplicar la media de la inflación anual, que supondrá reducir la “paguilla” que nos corresponde a menos de la mitad y regularizar la pensión a 31 de diciembre de este año, perdiendo un 3%.

En definitiva, es un proyecto de ley que consolida el deterioro del sistema público de pensiones con el objetivo de reducirlo a una pensión asistencial y favorecer así los fondos privados de pensiones. El día 22, el movimiento de pensionistas de Euskal Herria enviamos una carta a todos los grupos políticos del Congreso ‒salvo a Vox‒ señalándoles, una vez más, los graves problemas que observamos en el proyecto de ley de la primera parte de las reformas de las pensiones y solicitándoles que no dieran el voto favorable al mismo. Las últimas enmiendas recogidas no han cambiado nada substancial de ese proyecto, por lo que volvemos a insistir en que se mantenga ese rechazo en el Pleno del Congreso, que se realizará previsiblemente el 22 de diciembre.

Dar el paso a esta primera parte de la reforma de pensiones, agravará aún más la respuesta a la segunda parte que probablemente será más dura. A pesar de las dificultades, que a nadie le quepa la menor duda de que el movimiento de pensionistas de Euskal Herria redoblará sus esfuerzos para que no se aplique la primera parte y se rechace con firmeza la segunda. Desde luego, permitir el pase de esta reforma, hará que todas las fuerzas políticas progresistas y de izquierda vean debilitada la confianza en ellas por parte del movimiento de pensionistas.

3.- Movilizaciones los días 29 de noviembre y 1 de diciembre

El próximo lunes día 29 el movimiento de pensionistas de Euskal Herria llevará a cabo concentraciones y manifestaciones en las cuatro capitales, en Leioa de toda comarca vizcaína de Uribe Kosta y en otros 65 pueblos del sur de nuestro país, para mostrar una vez más nuestras demandas no atendidas y manifestar nuestro rechazo al proyecto de ley de la primera parte de las pensiones. En las cuatro capitales se realizarán manifestaciones hasta las respectivas delegaciones del gobierno del Estado, donde de un modo simbólico mostraremos el rechazo a ese proyecto. Denuncia y contestación simbólica que, de igual modo, se llevará a cabo, en la manifestación comarcal en Leioa y en todos los pueblos en el lugar donde consideren conveniente.

El miércoles 1 de diciembre, convocadas en esta ocasión por el conjunto de sindicatos y colectivos que dieron su apoyo a nuestra movilización del 13-N, se llevarán a cabo concentraciones y manifestaciones, a la mañana en las capitales y a la tarde también en éstas y en otras 20 comarcas y pueblos de las cuatro provincias de Hego Euskal Herria.

Las reivindicaciones que presidirán las movilizaciones de ese día se centrarán en: empleos de calidad y salarios dignos; pensiones públicas dignas, en especial la mínima de 1.080 euros; servicios públicos que dignifiquen la vida de las personas. El movimiento de pensionistas de Euskal Herria apoyamos plenamente esas movilizaciones porque las reivindicaciones que se plantean forman parte de las que venimos demandando desde hace casi 4 años que iniciamos la pelea. Las movilizaciones de la mañana tendrán como protagonistas principales a los sindicatos y colectivos sociales convocantes. El apoyo y participación en las protestas de la tarde son las que hemos decidido priorizar el movimiento de pensionistas, por lo que tenemos que realizar un esfuerzo para que sean lo más numerosas posibles.

4.- El miedo a la rebaja de las pensiones públicas acelera el crecimiento de las EPSVs

En septiembre de este año, el patrimonio de las EPSV (Entidades de Previsión Social Voluntarias) en la CAV (Comunidad Autónoma Vasca) alcanzaba la cifra de 27.674 millones, con un crecimiento del 10,5% sobre el mismo mes del año anterior. La revalorización de las inversiones que realizan las EPSVs ha alcanzado de media algo más del 8,5%. Los topes desgravables en el IRPF de las Haciendas de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa son de 5.000 euros para los planes individuales, de 8.000 para los de empleo, y de 12.000 para las personas que estén acogidas a ambos planes. El crecimiento del montante del patrimonio no ha sido tanto por el número de personas que se han acogido a las mismas, sino por el aumento de las cuantías de las cuotas de aportación.

La lectura que se puede hacer de estos datos es bastante elocuente. Primero, quienes se acogen -o están acogidos- a estos planes son personas con altos ingresos, funcionarios y trabajadores de las administraciones del gobierno vasco y trabajadores de algunos sectores productivos privados con unos salarios por encima de la media general. Segundo, una rentabilidad tan alta de las inversiones de las EPSV viene dada de la especulación o de la obtención de beneficios obtenidos por grandes grupos económicos y empresas que explotan descaradamente a trabajadores y trabajadoras. Tercero, cuentan con una desgravación fiscal en detrimento de unos ingresos fiscales para las cajas públicas, que aportamos toda la sociedad, en especial las personas asalariadas, pensionistas y demás.

Nuestras preocupaciones

A los sectores con salarios más altos, o relativamente altos, que se ven protegidos por estos fondos privados, en general no les preocupa demasiado que las pensiones públicas no sean dignas y suficientes, aunque afectan a la gran mayoría de los y las trabajadoras, que tienen salarios más bajos y trabajan en sectores denominados no punteros o muy productivos.

Esto genera una división social entre trabajadores/as. Conseguir unas pensiones dignas y suficientes de carácter universal exige una movilización social unitaria de todo el mundo pensionista y del conjunto de todas las personas trabajadoras.

Consciente y planificadamente los grandes poderes económicos y la mayoría de las instituciones que nos gobiernan ‒como es el caso en la CAV‒ no hacen nada o muy poco para tomar medidas que favorezcan los ingresos a la seguridad social garantizando unas pensiones públicas dignas. Por el contrario, alimentan el miedo sobre el futuro de las pensiones públicas para empujar a la gente, a costa de un sacrificio que muchos no pueden asumir, a apuntarse a los fondos privados individuales o de empleo de las pensiones.

Por último, es una total desvergüenza que las Haciendas impulsen incentivos fiscales anuales a cuenta de los impuestos abonados sobre todo por las clases asalariadas, aun cuando al final de la liquidación de sus fondos privados tengan que pagar unos impuestos que no tenían previstos.

Cuando nos estamos enfrentando a unas reformas de pensiones y laborales que van a determinar nuestro presente y futuro, no cabe despistarnos con los fondos privados, sino pelear de un modo unitario y masivo por un sistema público de pensiones que garantice unas pensiones públicas dignas, en especial una pensión mínima de 1.080 euros que dignifique la vida a las personas pensionistas por debajo de esa pensión, en especial a las mujeres pensionistas, viudas o no, que también en este “paraíso vasco” son muchas y malviven con pensiones de miseria.

5.- Comparativa de la pensión mínima complementada en Nafarroa y la prevista en la CAV (Comunidad Autónoma Vasca) para el año 2022

Hace dos semanas informamos que tras un acuerdo del gobierno de Nafarroa ‒presidido por Chivite‒ con EH Bildu, para posibilitar la aprobación de los presupuestos con la abstención de esta formación política, se estableció un complemento a las pensiones mínimas para llegar a 800 euros, 14 pagas (11.200 euros anuales), mediante un sistema de compensación vía declaración del IRPF.

En la Comunidad Autónoma Vasca, lo que está contemplado en el proyecto de presupuestos para 2022 es una subida del 3% para la RGI, que en el caso de una persona pensionista acogida a la misma será de 834 euros, en 12 pagas, lo que supondrá 10.008 euros al año, es decir 1.192 euros menos. Si la pensión mínima de Nafarroa la llevamos a doce pagas, al mes seria de 933,33 euros, lo que significa 99,33 euros más al mes que en la CAV.

Ambas administraciones se ven favorecidas en las partidas de gastos para la RGI en la CAV y RG en Nafarroa, no solo por la transferencia de los ingresos derivados del Ingreso Mínimo Vital (IMV). En el caso de la Comunidad Autónoma Vasca el ahorro de esa partida de gastos se ve aumentado también porque el número de personas perceptoras de la RGI ha disminuido, pero no porque el número de solicitantes con necesidad haya disminuido, sino porque muchas de las peticiones han sido desestimadas.   En el año 2020 hubo 18.424 peticiones, 4.708 más que en el 2019. Pero el 41% de las demandas de 2020 fueron denegadas, desestimadas o archivadas. En octubre de este año son 55.825 las personas perceptoras de la RGI, de las cuales 12.894 son pensionistas (4.875 hombres y 8.018 mujeres).

El ahorro por el IMV y la reducción de personas perceptoras ha hecho que en los presupuestos de la CAV para el 2.022 se reduzca en 35 millones de euros la partida de gastos para la RGI. El complemento a pensión mínima en Nafarroa nos parece bastante insuficiente y alejado de los 1.080 euros de pensión mínima que demandamos. Pero aún es mucho más insuficiente lo que previsiblemente se va a aprobar en la CAV. Cuando el consejero de Hacienda, Azpiazu, habla de unos “presupuestos expansivos y en gran parte destinados al gasto social”, por favor que no considere tonta a la ciudadanía, pues es un insulto a la inteligencia de la misma, y en nuestro caso a la de las personas pensionistas.

Y recordarle al Gobierno de Urkullu y al consejero Azpiazu que, si respetaran lo recogido en el Artículo 20 de la Ley 18/2008, de 23 de diciembre, para Garantía de Ingresos, aprobada por el Parlamento de Gasteiz (donde se contempla que a las unidades de convivencia unipersonales, incluidas las personas pensionistas, acogidas a la RGI, les corresponde el 100% del Salario Mínimo Interprofesional) tendrían que percibir 1.123,25 euros mensuales en 12 pagas, 289,25 euros más que lo que van a cobrar.

6.- Jornadas organizadas por LARES en la Casa de la Cultura de Burlada

El martes día 23 se celebró en la Casa de la Cultura de Burlada (Navarra) unas jornadas organizadas por LARES (patronal de residencias privadas) para hablar sobre el nuevo modelo de atención a las personas en servicios residenciales. Contaron con la participación de representantes del Gobierno de Navarra: la presidenta Maria Chivite, la directora de la Agencia Navarra para la Dependencia, Inés Francés, y la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu.

A las puertas se llevó a cabo una concentración en la que coincidieron un grupo de personas del movimiento de pensionistas de Iruñea y otro grupo amplio de LAB, denunciando que el modelo de empresas de residencias está centrado en el dinero y no en las personas. Unas trabajadoras de residencias consiguieron intervenir en el acto y denunciar su situación, invitando a las representantes del gobierno a que acudan “in situ” a esas residencias para conocer la realidad. Tras su intervención se retiraron del lugar como muestra de rechazo al discurso que calificaron de “falso modelo nuevo” y al salir fueron identificadas por la policía foral.

Actualmente, las trabajadoras de residencias que no tienen convenio propio de empresa se rigen por un convenio estatal que les obliga a trabajar 1.762 horas al año tres turnos, sólo tienen derecho a librar un fin de semana al mes, el plus de nocturnidad es de 1,97 euros brutos y el salario base de un/a gerocultor/a es de 997,16 euros brutos. Al igual que en la CAV, en Navarra las condiciones laborales de las trabajadoras en las residencias privadas, es muy deplorable y ello repercute en la calidad de asistencia a las personas mayores residentes. Pero los Gobiernos de ambas comunidades de Hego Euskal Herria tienen poca o ninguna preocupación por este problema, ya que no tienen ninguna intención de promover residencias públicas que garanticen unas buenas condiciones de trabajo, recursos y calidad.

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.